Tratamiento farmacológico

En algunos casos añadir tratamiento farmacológico en algunos pacientes puede ser de gran ayudar para mejorar la adherencia al plan nutricional. Recientemente destaca la aparición de un nuevo grupo de fármacos con muy buenos resultados llamados análogos de GLP-1, los cuales consiguen una reducción considerable del apetito a nivel del hipotálamo y retrasar el vaciamiento gástrico, produciendo sensación de plenitud y saciedad tras la ingesta. Además presenta un perfil de seguridad y eficacia muy favorable. El tratamiento farmacológico puede ser útil en casos seleccionados, pero está indicado siempre en combinación con cambios en el estilo de vida.

En personas con trastorno por atracón asociado a obesidad (trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la presencia de episodios de ingestas muy elevadas con sensación de pérdida de control) el empleo de otros fármacos como antidepresivos ISRS o topiramato asociado a terapia conductual y sobre estilo de vida, pueden contribuir a mejorar la sintomatología y reducir el peso de forma moderada tras mejorar la frecuencia de atracones.

Por otro lado, existen multitud de pastillas en el mercado con el nombre de “quema grasas”, pero desgraciadamente en su gran mayoría no existe ninguna evidencia científica que corrobore esa afirmación. Tampoco se debe confiar de las “dietas milagros” por su potencial riesgo para la salud (deficiencia de vitaminas o minerales, pérdida excesiva de masa muscular y elevado riesgo de efecto rebote), pudiendo describirse algunas de ellas como un peligro para la salud pública.

¿Necesitas una consulta?


Solicite cita y encuentre el tratamiento más adecuado para su caso.


Pedir cita
CONTACTO