Diabetes Tipo 1

La Diabetes mellitus tipo 1 representa el 5-10% de los casos de diabetes. Es una afección crónica que se produce por una insuficiente fabricación de insulina, hormona encargada de regular el nivel de glucosa en sangre.

¿Cuál es la causa?

La diabetes tipo 1 se produce por una destrucción autoinmune de las células productoras de insulina en el páncreas. Hoy en día no sabemos cuáles son los factores ambientales que desencadenan esta respuesta inmunitaria en sujetos genéticamente predispuestos, aunque se teoriza sobre algunos posibles factores como infecciones víricas o compuestos tóxicos.

¿Cuándo aparece?

Su aparición se suele producir generalmente durante la infancia o pubertad aunque en ocasiones también puede aparecer en adultos jóvenes, denominándose en este caso diabetes tipo LADA por sus siglas “Latent Autoinmune Diabetes in Adults”.

El debut de la enfermedad generalmente se produce de forma brusca y sintomática (aumento del volumen de orina e ingesta de líquidos, pérdida de peso involuntaria, cansancio, etc).

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la diabetes tipo 1 requiere la administración diaria de insulina desde el primer momento. El endocrinólogo se encarga de establecer la pauta de tratamiento más adecuado para cada caso.

 
 

Educación diabetológica y nutricional

La educación diabetológica y nutricional es indispensable para que las personas con diabetes tipo 1 obtengan los conocimientos necesarios para tener un buen manejo de la enfermedad y tomar decisiones de forma autónoma. Una de los aspectos fundamentales es saber adecuar la dosis de insulina con la ingesta de carbohidratos de cada comida, así como conocer las situaciones que pueden alterar la glucemia (ejercicio, alcohol, estrés, infecciones, etc). Dentro de la educación diabetológica se debe abordar los siguientes apartados:

  • Educación nutricional: las personas con diabetes deben seguir una alimentación saludable. Deben diferenciar los grupos de alimentos por macronutrientes (hidratos, proteínas, grasas) y conocer especialmente el contenido de hidratos de carbono de los alimentos, pudiendo distinguir entre alimentos permitidos o desaconsejados por presentar niveles elevados de azúcares simples (salvo circunstancias específicas)
  • Técnica de administración de insulina.
  • Medición de glucemia capilar y objetivos de control.
  • Medición de glucemia capilar y objetivos de control.
  • Ajustar la insulina en función de la ingesta y glucemia capilar.
  • Cómo tratar las hipoglucemias e hiperglucemias.
  • Situaciones especiales: ejercicio físico, estrés, enfermedades, alcohol, etc.

¿Necesitas una consulta?


Solicite cita y encuentre el tratamiento más adecuado para su caso.


Pedir cita
CONTACTO